Nuestro día a día está tan cargado de obligaciones que apenas queda algo de tiempo restante para preocuparnos por nosotros. Esto se extiende también a la alimentación. Comer sano no suele ser una prioridad hasta que nos encontramos en una situación de salud delicada o empezamos a preocuparnos por nuestro peso.

Si echamos un vistazo a cualquier supermercado, llama la atención lo complicado que es encontrar productos libres de aditivos artificiales. Al contrario. Nuestra cesta de la compra suele estar llena de productos cargados de azúcares refinados, harinas, grasas hidrogenadas, colorantes y sabores artificiales.

Normalmente, una alimentación basada en este tipo de productos, puede tener como resultado consecuencias negativas para nuestra salud, generando problemas a medio / largo plazo como hipertensión, colesterol alto, niveles insuficientes de energía para nuestro día a día, enfermedades degenerativas y, el ya conocido, sobrepeso, el cual se ha convertido en una epidemia a nivel global. Estos factores pueden reducir nuestra esperanza de vida hasta en 20 años.

Visto lo visto, parece que vamos a tener que empezar a tener en cuenta esta faceta de nuestra vida. El mejor consejo que te podemos dar respecto a la alimentación se resume en dos puntos básicos que la mayoría ya sabemos:

  • Dieta variada.
  • No consumir nada en exceso.

Ahora bien, ante la variedad de productos que nos encontramos, podemos ver que en la mayoría están presentes aditivos artificiales. Ahí es donde nos vamos a centrar.

La Unión Europea define los aditivos como: ‘cualquier sustancia que, normalmente no se consuma como alimento en sí o no se use como ingrediente característico en la alimentación, independientemente de que tenga o no valor nutritivo’.

Estos aditivos se usan para la preparación de alimentos y, dependiendo del alimento, tienen fines diferentes tales como la conservación, la coloración, la edulcoración, etc. Además, podemos encontrar aditivos naturales y artificiales.

Estos aditivos se clasifican mediante la numeración ‘E’ seguida de 3 o 4 cifras. La letra E garantiza que el aditivo ha superado los controles de seguridad estipulados y que ha sido aprobado su uso en la Unión Europea.

El primer número hace referencia a la categoría a la cual pertenece el alimento. La clasificación es la siguiente:

  • E-1XX: Colorantes
  • E-2XX: Conservantes
  • E-3XX: Antioxidantes
  • E-4XX: Estabilizantes, emulgentes/emulsionantes, espesantes/gelificantes
  • E-5XX: Acidulantes, correctores de la acidez, antiaglomerantes
  • E-6XX: Potenciadores del sabor
  • E-9XX: Edulcorantes, varios

Los dos números restantes hacen referencia a la familia del aditivo y a la especie concreta.

Sabiendo esto, surge entonces la gran pregunta. ¿Son los aditivos alimentarios perjudiciales para nuestra salud? Según la Unión Europea no. Cualquier aditivo que podamos encontrar en la UE ha pasado múltiples análisis y revisiones por parte de diferentes organismos internacionales y ha obtenido un dictamen favorable por parte de la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA).

La mayoría de estos exámenes se remontan a los años ochenta y noventa, por lo que la EFSA lleva años realizando una cuidadosa reevaluación para actualizar el listado, la cual finalizará en 2020.

Para notar algún tipo de efecto adverso provocado por esos aditivos se debería exceder en 10, 20 ó hasta 100 veces las cantidades máximas permitidas. No obstante, podemos encontrar aditivos muy discutidos como es el caso del aspartamo, un edulcorante artificial, bajo sospecha por riesgo de provocar daños cerebrales, epilepsia, depresión o tumores. Respecto a este tema, la EFSA concluyó en 2014 que una persona debería beber 12 latas de refrescos azucarados al día durante al menos 60 años para observar consecuencias en su salud.

Para finalizar pues, contestaremos dos preguntas:

  • ¿Hay un riesgo real al consumir estos aditivos? En condiciones normales no, aunque las personas con enfermedades crónicas, alergias o intolerancias, deberían prestar especial atención a ellos.
  • ¿Son, por lo tanto, recomendables en nuestra alimentación diaria? Pese a no presentar un riesgo considerable para la salud, en la mayoría de los casos es más recomendable consumir productos libres de estas sustancias.

Dentro de la gran variedad de alimentos que podemos encontrar hoy en día, en Selecta Gourmet decidimos optar por ofreceros productos lo más naturales posibles. Por lo tanto, todos nuestros productos, a excepción de algunos vinos que utilizan sulfitos (E22X) para su elaboración y conservación, están libres de aditivos.

Disfruta de los más sabrosos y naturales productos gourmet en Selecta Gourmet

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *