El vodka es una bebida espirituosa con muchos años de antigüedad. Su origen no está claro, aunque podríamos decir casi con total seguridad que surgió en Rusia o en las zonas geográficas cercanas y que comparten aspectos culturales, históricos y gastronómicos fuertes.

Esta bebida se denomina espirituosa porque se obtiene a través de la destilación. Se puede producir a través de la fermentación de granos y otras plantas ricas en almidón, como el centeno, el trigo o la patata.

Es una bebida que no tiene ni color ni sabor, de ahí que el 60% esté compuesto por agua y el otro 40% restante de alcohol. Esta medida fue el estándar que se fijó como la mejor proporción en cuanto a sabor, grado de alcohol y tolerancia para el cuerpo humano. Dicho estándar se fijó en 1843 por el gobierno de Rusia.

 

¿Cómo se elabora pues esta bebida? Utilicemos el ejemplo de nuestro vodka ‘Bothnia Bay Platinum’

Como hemos comentado anteriormente, el vodka se puede elaborar con granos y otras plantas ricas en almidón como la patata. En nuestro caso, el vodka se elabora con patata cultivada en Laponia, región que es propicia para el cultivo de este tipo de tubérculo por las horas de luz casi que hay en estas latitudes.

En este caso, al cocer la patata para obtener el puré con el que obtendremos el vodka, es necesario añadir encimas que ayuden a transformar el almidón en azúcares, de los cuales, una vez empiece a fermentar y llevemos a cabo su posterior destilación, se obtendrá el alcohol.

En el proceso de destilación se utiliza agua pura. ¿Qué quiere decir agua pura? El agua que todos nosotros bebemos del grifo es agua que está en condiciones óptimas de consumo, pero el agua que se emplea para elaborar nuestro vodka no es de grifo. El agua pura utilizada proviene de pozos de las tierras de Laponia, donde la propia composición geológica del terreno ha ido filtrando durante miles de años el agua que en sus cuevas o pozos se encuentra en el subsuelo.

De esta forma, el agua utilizada para elaborar nuestro vodka no ha estado en contacto con la acción o actividad industrial del ser humano, sino más bien con mamuts o nuestros antepasados más ancestrales. Esto hace que una vez se extraiga el agua, que ha sido filtrada y purificada de forma natural durante miles de años, no necesite de ningún tipo de tratamiento para ser consumida, ya que es agua de una calidad inigualable. Un regalo que nos brinda la naturaleza y que hay que saber cuidar y consumir para no perderlo, ya que gracias a ella se puede elaborar este exquisito vodka.

 

¿Con que combina perfectamente el mejor Vodka del mundo?

El vodka, al ser una bebida incolora que no tiene un sabor o aroma distintivo, se presta a muchas combinaciones. Sí es cierto que el vodka de calidad premium no es necesario que sea mezclado con algo para ser consumido, incluso cabe destacar que en ciertas regiones del este de Europa se consume solo -bebiéndolo en pequeños sorbos y en vaso pequeño- para acompañar platos de comidas, como hacen los rusos con el zakuski.

Sin embargo, en las culturas occidentales como la nuestra, es más común consumirla en otros momentos o situaciones y, para ello, preferimos combinarla con otros elementos. Veamos algunas de las mejores opciones para consumir un vodka premium como el nuestro:

 

1. Screwdriver o Destornillador:

Este es un cóctel elaborado con vodka y zumo de naranja. Es típico de los años 50, cuando se acostumbraba a mezclar el vodka con jugos de fruta naturales. Es un cóctel muy sabroso y refrescante que se elabora con: 45 ml de vodka, el jugo de un vaso de zumo de naranja y hielo. Es un cóctel que se disfruta mejor por las mañanas y que va muy bien por las tardes.

 

2. Cosmopolitan:

Este famoso cóctel, que surgió entre los años 70 y 80 en los EEUU, dio el paso a la fama con la serie ‘Sexo en Nueva York’, donde una de las protagonistas, Carrie Brandshaw, se pedía siempre esta bebida. Para elaborar este glamouroso cóctel es necesario: 45 ml de vodka, 15 ml de Cointreau -un licor elaborado a base de cáscaras de naranja-, 10 ml de zumo de lima o limón, un “golpe” de zumo de arándanos y hielo.

 

3. Bloody Mary:

El Bloody Mary es un cóctel que goza de una fama internacional. La historia sitúa el origen del Bloody Mary en el París de 1921 a manos de F.L. Petiot, a quien se le ocurrió mezclar vodka con zumo de tomate. Su nombre hace referencia a María Tudor, que fue reina de Inglaterra durante uno de los periodos más terroríficos del país.

Para elaborar un exquisito Bloody Mary es necesario: 60 ml de vodka, zumo de tomate, sal, pimienta, un “golpe” de salsa de tabasco, un “golpe” de zumo de limón y hielo. Si no quieres complicarte la vida y quieres disfrutar del mejor Bloody Mary, tenemos en catálogo el mejor preparado de Bloody Mary aquí, para que lo combines directamente con el vodka, le añadas hielo y lo disfrutes al más alto nivel. Este cóctel es ideal para tomarlo a media mañana, por su poder reanimante y refrescante. Recomendamos removerlo y servir con el tronco de un apio, ya veréis qué diferencia.

 

4. Sexo en la playa:

El ‘Sexo en la playa’ es un trago delicioso y frutado a base de vodka, ideal para casi cualquier ocasión y cuya preparación es fácil y rápida. Para ello necesitaremos: 45ml de licor de durazno o, en su defecto, de melocotón, 45 ml de vodka, 45 ml de zumo de arándanos, 45 ml de zumo de naranja y hielo.

 

5. Brisa marina:

Este cóctel posee un sabor tan refrescante como su nombre; es simple de hacer y aún más fácil de disfrutar. Para ello necesitaremos: 45 ml de vodka, 90 ml de zumo de arándanos, 35 ml de jugo de pomelo y hielo.

 

6. Vodka Martini:

Este cóctel es una bebida que representa clase, elegancia y glamour. No se sabe muy bien cuál es el origen de la receta, pero se dice que deriva de la marca de Vermouth Martini & Rossi, que exportaba sus productos a EE.UU mucho antes de que el cóctel existiera. Se cree que la fecha de su creación fue alrededor de 1910 en un club de Nueva York, aunque también se cuenta que fue creado por Franklin Delano Roosevelt para oficiar su mandato en la Casa Blanca.

Para elaborar este exquisito cóctel necesitaremos: 75 ml de vodka, 15 ml de vermouth seco, 1 aceituna y hielo. Recomendamos que en la coctelera se agite, pero no se revuelva, tal y como dice James Bond: ‘agitado, no revuelto’.

 

Como veis, el vodka es una bebida con mucha historia, que tiene una elaboración exquisita y una versatilidad muy refrescante, elegante y sabrosa. Esperamos que ahora que sabes un poco más de esta bebida te lances a probarla con calidad gourmet.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *